El Duque de Palma se mofaba de la Casa Real en correos destinados a la Infanta