Miguel Ricart, un preso ajeno a las polémicas y de buena conducta