Ignacio Fernández, protegido por la policía, cuando una víctima de ETA se dirigía a él