La policía libera a tres niños a los que maniataban y sedaban mientras explotaban a sus madres