Continúa el miedo por los temblores originados en el almacen submarino de gas