Estrasburgo paraliza el desalojo de un edicio que pertenece al banco malo