Duran i Lleida, el intermediario de la Generalitat con el Gobierno