Hasta siempre, Manolo Escobar