Cinco sastres ponen en marcha una empresa textil para afrontar la crisis