Los madrileños, pendientes de la decisión del Comité Olímpico