El Congreso, cerrado por goteras