Mónica y sus hijos se mudan a Oslo para estar con Francisco