Manu y Ainhoa, emprendedores en tiempo de crisis