El hermano Miguel está estable y respira por sí mismo