El padre Miguel Pajares ya ha sido incinerado