Los centros de internamiento, las comisarías y los polideportivos, colapsados por la llegada masiva de inmigrantes