La extinción de la renta antigua está terminando con negocios emblemáticos de Barcelona