Cierres de estadio, pérdida de puntos y descenso: esas son las medidas contra los clubes que colaboren con ultras violentos