Una filtración permite a los etarras detenidos destruir pruebas