Interior reconoce que dispararon pelotas contra los inmigrantes