Un empresario catalán se niega a saludar al Príncipe por no dejar votar a los catalanes