Un poblado de indigentes rumanos se instala en pleno centro de Madrid