Los precios de las viviendas de lujo caen un 30% desde 2011