Los sedantes como modus operandi