Primeras reacciones a la abdicación