Ignacio González, entre fogones