Putin asegura que la fuerza será el último recurso y se reserva el derecho a utilizarla para apoyar a la minoría prorusa