400 millones de euros han volado en la construcción del AVE