Juan e Irene, dos de los jóvenes afortunados que han encontrado trabajo