Teresa Romero está como loca por salir del hospital