Decenas de personas se manifiestan para que no sacrifiquen al perro de la infectada