La policía trata de desalojar a los manifestantes que piden que no se sacrifique al perro de la infectada por ébola