Los sanitarios madrileños se quejan de que el traje utilizado no era el adecuado