Marta Ferrusola y sus dos hijas podrían haber utilizado dinero negro para sus gastos