Víctor apadrina a diez niños de Cádiz para darles aquello que necesiten