El fin del bloqueo estadounidense, la gran oportunidad para los cubanos