El presunto parricida de Moraña fue despedido y vendía su casa semanas antes de acabar con la vida de sus hijas