¿Cómo sería el candidato perfecto?