Cañada Rosal, el pueblo más socialista