Rabaneda pone a prueba a P. Sánchez