P. Sánchez, blanco de todos los ataques