Diez niños han sido asesinados en los últimos doce meses a manos de sus padres