David y Raquel, con dos hijos y 400 euros al mes, piden un alquiler social