Según Harvard, ser presidente acorta la vida