Rajoy no es el único político agredido