El agresor de Rajoy pasa a disposición judicial