El agresor de Rajoy, en un centro de menores