¿Cómo han despertado las sedes de los principales partidos políticos?