Los inversores dan un respiro a la bolsa española, que sube un 0,35%