C. Ronaldo nos deja entrar en su dormitorio